Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en nuestras políticas. OK | Más información



Prevenir las complicaciones de los embarazos de alto riesgo

El embarazo es una tapa muy especial en la vida de una mujer, donde siempre se espera que todo vaya lo mejor posible. Sin embargo, sabemos que algunos embarazos se van a complicar, en particular en mujeres consideradas de alto riesgo. En los últimos años, gracias a los avances médicos y una gran tarea investigadora en medicina maternofetal, la obstetricia ha progresado mucho en su misión de curar y prevenir algunas de las complicaciones más importantes que suceden durante el embarazo y que pueden afectar tanto a la madre como al feto.

Potenciar la relación única madre-feto

Hoy en día, cuando hablamos de embarazo nos referimos a dos pacientes: a la madre y al feto. De hecho, madre y feto son considerados como dos pacientes diferentes e independientes y, la mayoría de terapias médicas que existen actualmente van enfocadas a prevenir y/o tratar complicaciones de las mujeres durante el embarazo, o bien a tratar enfermedades del feto en el útero materno. Sin embargo, en Fetal i+D creemos que deberíamos empezar a considerar y dar valor a la relación única que tienen madre y feto ya que, probablemente, cualquier esfuerzo por mejorar la situación de la madre repercutirá positivamente en la salud del feto.

La salud empieza antes de nacer

En Fetal i+D realizamos una investigación de muy alto nivel científico y somos unos de los pioneros del mundo en medicina maternofetal. Estamos convencidos que la salud empieza antes de nacer. Por eso, hemos desarrollado un ensayo clínico muy amplio entre embarazadas de alto riesgo, dirigido a la prevención primaria de complicaciones obstétricas, en particular al retraso de crecimiento intrauterino (CIR).

Objetivo principal de estudio: reducir el retraso de crecimiento

Con este estudio queremos reducir la tasa de retraso de crecimiento de un 30% : sabemos que los embarazos de alto riesgo se llaman así por el riesgo que en 1/3 de los casos el bebé sea más pequeño. Nuestro objetivo es, mediante algunos tratamientos no farmacológicos, reducir esta tasa.